Cómo dar la bienvenida a tu bebé

Dar la bienvenida al bebé ya es ofrecerle un embarazo lleno de amor y de benevolencia. También es anticipar sus futuras necesidades para prepararse correctamente ante esta extraordinaria aventura que supone la llegada de un niño en una pareja o en una familia. Así, en esta obra, los futuros padres encontrarán toda una serie de consejos para ayudarlos a organizar su vivienda, prever todo lo que será necesario para el recién nacido y vivir lo mejor posible la fase de embarazo, con el objetivo de estar preparados psicológicamente para brindar al bebé su tiempo y su atención. También intentaremos aportar algunas respuestas a las preguntas que, a menudo, surgen las semanas anteriores y posteriores al nacimiento.

Vivir el embarazo y preparar el parto

Ante todo, el bienestar

Aunque el embarazo no es una enfermedad, en cuanto se confirma, se aconseja a la mujer que espera un bebé que acuda a un ginecólogo para que le realice un seguimiento. La felicidad de tu bebé empieza con tu bienestar. Cuídate: lleva una alimentación equilibrada, no te pases con las grasas, con los dulces y con las bebidas azucaradas para evitar engordar de manera excesiva, y bebe un litro y medio de agua al día. Con respecto a las actividades físicas, opta por caminar, la natación, la gimnasia acuática, la gimnasia especial para embarazadas y deja a un lado los deportes más duros. Disminuye el ritmo todo lo que puedas en el trabajo, en tus desplazamientos y en tus salidas.

¿Sabías que…?

El estado psicológico de la madre tiene una influencia muy importante en su bebé. Intenta tomarte un poco de tiempo para ti, para relajarte, para estar lo más distendida posible.

Además, deberás prohibir el tabaco y el alcohol durante tu embarazo, ya que traspasan la barrera placentaria e intoxican a tu futuro bebé.

El otro futuro progenitor también debe encontrar su lugar en esta aventura. Él también sufre angustias. Pregúntale si desea acompañarte a las consultas prenatales, a ciertas clases de preparación al parto. Por supuesto, ambos os comprometeréis en la preparación de la habitación, pero no os paréis en este punto: leed juntos libros que expliquen el embarazo y el parto, y aquellos que hablan de los primeros cuidados y rutinas que debéis efectuar con el bebé, etc.

¿Sabías que…?

Cuando su pareja está embarazada, el futuro padre puede desarrollar el síndrome de Couvade. Presenta náuseas matinales, cansancio crónico, antojos, dolor de espalda, sueño alterado, cambios de humor, aumento de peso, etc. Estos síntomas desaparecen como muy tarde en el momento del parto. Este síndrome se correspondería con una forma de manifestar el deseo del futuro papá de participar de lleno en el embarazo y una manera de exteriorizar sus miedos ante la paternidad.

¿Sabías que…?

Si decides dar a luz en casa, tendrás que pensar en una solución si surge un problema.

No esperes hasta las primeras contracciones para preparar la bolsa que te llevarás al hospital. Lo ideal es hacerla un mes antes de la fecha prevista para el parto. La mayoría de las salas de maternidad proporcionan una lista de material útil para la madre y su bebé. También puedes elaborar otra pequeña lista con tu pareja para aseguraros de que no os olvidáis nada. Por otra parte, organizaos con las distintas tareas para quitaros un poco de peso de encima durante las primeras semanas después de volver de la sala de maternidad: pedid ayuda a la familia y a los amigos, llenad el congelador antes de marcharos, constituid una reserva de productos higiénicos, de pañales, etc.